Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

SUNDAY

Sunday Emmanuel se levanto a las seis de la madrugada; el sol aun no había salido.

Se vistió con una camisa de cuadros y unos vaqueros y se puso las gafas; pronto salio del su pequeña tienda y cogio su bulsko; viajo unos kilómetros en pocos segundos mientras veía los campos de estados unidos, ahora secos y desérticos.

Ahí lo vio; era el árbol de carne, se bajo y sobre el desierto activo una pequeña maquina que comenzó a escupir agua.

Estuvo regándolo a conciencia mientras tomaba muestras de aquí y allí; mientras su cabeza rememoraba su infancia.

Tendría diez años y estaba en Marte, la atmosfera era muy densa y hacia muchísimo calor, iba sin zapatos y sus pies ardían; entonces tropezó y cayo al suelo victima del cansancio y el hambre y escupió sangre a la arena roja.

-¡Levántate puto negro!- dijo una voz grave e inquisitoria.

Y antes de que pudiese levantarle había sufrido un latigazo como una descarga; mientras los demás se alejaban; pensó en la muerte y el dolor, pero sin embargo vio algo …

EL ARBOL DE CARNE

Hututi levanto la tapa del plato:

-¡Carne de elefante!- exclamo con una gran sonrisa- ¡por fin una comida digna de mi, no esa basura que dan los arboles marcianos!

-Vera, mi general- explico un doctor de alto rango que comia a su lado- los arboles tambien pueden dar carne muy sabrosa, solo hay que saber seleccionar los genes cuando aparece el embrión en el carpelo y luego cada generacion…

Hututi se le quedo mirando demanera cortante y este callo de inmediato

-Nebraska y Kansas se han hecho muy fuertes- dijo un oficial

-Me da lo mismo, Dios esta con nosotros- respondio Hututi tajantemente

-Eso mismo dicen ellos- respondio el oficial

-Eso es lo que creen, pero ahora nos toca a nosotros decidir que hacer con este planeta.

-Por cierto- que hacemos con los capturados- creo que ya no sirve el viejo tratado de Ginebra.

-Dejame pensar para ellos una muerte horrible, ¡el hombre blanco es una alimaña!- y tras esto sorbio una copa de un fuerte licor.

Corria ya el año de 2768, hacia ya mucho tiempo que el …