domingo, 5 de junio de 2011

La Cocatriz

-Deberiamos alejarnos de aquí- dijo Fruncio asustado
-Eres una cagao de mierda- le insulto Marflex
Corina sonrio, le gustaba ver a Marflex, era tan fuerte y tan valiente.
-Seria mejor hacer caso al anciano ciego del pueblo Marflex, esto no pinta bien…
Habian llegado los tres andando por el camino del valle; Marflex había obligado a venir a Fruncio y a llevarle el pesado arpon, ahora este estaba fatigado y asustado.
-La verdad es que siempre te estas quejando Fruncio- dijo Corina sonriendo.
-Vamos cagao, entra tu primero- y dio un empujon a Fruncio que entro en el antiguo torreón abandonado.
-Hola, hay alguien aquí- dijo Fruncio muy asustado a la oscuridad, en es instante dos luces aparecieron en medio de la negrura, se fijo mejor y vio que eran ojos de un extraño ser.
Fruncio salio corriendo como alma que lleva el diablo pero se topo con Marflex.
-Adonde vas cagarretas, vuelve ahí dentro.
-No pienso entrar aunque me pegues ahí dentro hay un monstruo.
-Jajaja- que divertido eres- respondio Corina.
Justo entonces un ser reptiliano pero con cabeza de gallo, de un metro y medio de largo salio del torreón.
Fruncio cogio a Corina de la mano y se la llevo corriendo.
-¡Corre Corina, aun podemos salvar la vida!
Marflex se quedo mirando a ese ser y cogio su fuerte puño y le envistió, en ese momento la cocatriz le pico y quedo convertido en piedra.
Mucho tiempo después Fruncio paseaba por allí con su nieta y vieron la estatua:
-Mira, ese era el chaval que me pegaba de joven, tan duro y tan estúpido…

domingo, 29 de mayo de 2011

Paolo

- A ver si nos bañamos algun dia- dijo Paolo
-A mi no me apetece- explico Nenya
-Pero si hace tres años veníamos siempre a bañarnos al rio- replico Paolo
-Ya pero eso era antes- replico Nenya
-¿Antes de que?- pregunto Paolo
-Antes de lo que tu ya sabes- respondio Nenya
-Bueno, haced lo que queráis esta noche yo me voy a bañar.
-Alla tu, ya sabes de que nos han advertido- dijo Nenya
-Cobardica- expreso Paolo.
Aquella noche Paolo llego al rio en bicicleta y con una linterna, hacia algo de frio para bañarse en esa noche veraniega, pero el venia muy animado a ello.
Se metio en las oscuras aguas y hundio la cabeza, cogio agua con la boca y la escupio como una fuente.
En ese momento oyo unos ruidos, eran como gemidos, pero los ignoro y siguió bañándose. De repente escucho un gemido mucho mas cerca, era como si alguien llorara.
Salio del agua y se vistió, empezaba a asustarse cuando vio una sombra, creyo al principio que se trataba de alguien, pero era algo.
A la luz de la Luna vio un ser que era mitad perro mitad mono pero era una bestia aberrante; Paolo cogio la bicicleta y salio como alma que lleva el diablo.
Al dia siguiente se junto con sus amigos otra vez para pasear por el pueblo.
-¿Por qué no vamos a bañarnos al rio?- propuso Vizquez.
-A mi no me apetece- respondio Paolo
-Pero si hace tres años íbamos siempre.
-Eso era antes…- respondio Paolo apartando la mirada.

martes, 17 de mayo de 2011

El Telequinetico

Coralo tenia 9 años cuando empezo todo.

Aquel dia estaba pastoreando a las ovejas con otros crios de la aldea, estaba a punto de hacerse de noche y el cielo estaba nublado.

-Coralo, lleva las ovejas a la aldea, nosotros nos quedamos aquí.

Los demas chicos eran mayores que el y sabia que por la noche hacian cosas oscuras y malas con las chicas.

-De acuerdo Joan, las llevare, pero no te retrases mucho, sabes que tu madre se preocupa.

-Mira pequeño, no me des consejos y haz lo que tienes que hacer- dijo Joan de manera chulesca mientras los demas sonreian.

Coralo pastoreo a las ovejas hasta el valle que llevaba de camino hacia la aldea, entonces escucho un rugido vio a era un inmenso leon de las cavernas.

Coralo solto en baston de madera y salio corriendo, entonces escucho como le perseguia, ya notaba su aliento y oia su corazon palpitar.

En ese momento ocurrio el milagro, el leon dios dos zarpazos en el aire porque Coralo se habia elevado, al tener miedo habia conseguido despertar el poder que guardaba en su interior desde que nacio: era un telequinetico.

Esa fue la primera vez que lo hizo y en unos años todo el mundo hablaria de el. Del surcador de los cielos.

miércoles, 4 de mayo de 2011

La huida de Coralo

“Mas rapido, mas rapido”.

Coralo corria con todas sus fuerzas, los guerreros de Wunda la perseguían y casi notaba el frio de sus aceros y su fetido aliento.

Le habian visto con sus compañeros intentar rescatar a la princesa y la orla magica y ahora tenian que haber salido corriendo; casi estaban encima de el, la carrera por el monte estaba llegando a su final.

Entonces cerro los ojos y estiro los brazos, poco a poco sus pies se despegaron del suelo.

-¡Alli esta!- dijo una voz grave de un guerrero.

Al instante una veintena de flechas rondaban a Coralo, pero el ya se elevaba seis metros sobre el suelo.

-¡Es un brujo!- dijo otra voz- ¡Se escapa!

Coralo estaba llegando a la altura de las copas de los arboles mientras veia abajo a los soldados como gritaban soezmente y como le amenazaban con las espadas.

Coralo llego hasta las nubes, veia el bosque entero como una mata verde, entonces lo vio, tras las nubes estaba el horizonte azul.

Se acerco a las nubes azules y fue descendiendo a favor de la gravedad, al poco tiempo diviso una laguna, descendio donde hizo pie y miro La Tierra, ahora ocupaba casi todo el cielo que el podia ver y distinguio el bosque donde le habian perseguido cruelmente.

Coralo se sento en el agua y metio la cabeza, unos extraños peces azules lo saludaron. Estaba a salvo y sonrio.

lunes, 11 de abril de 2011

Boabdil de Granada

Comenzaba a anochecer, desde la Alhambra se veían los montes de Granada.

Entonces Boabdil se quedo solo, mudo, mirando al cielo y las estrellas.

Una luz cegadora surco la noche, y se acerco a donde el estaba; de allí salio un aparato cilíndrico de metal.

-¡¡Pensé que no volveríais!!- chillo Boabdil.

Y entonces oyó una voz en su mete:

“Ya sabes cual es el precio que tienes que pagar, quince mil monedas de oro y ocho mujeres para hacer experimentos”

-Lo de las mujeres puedo entregároslo la semana que viene, pero las quince mil monedas me son muy difíciles, casi imposible.

Del aparato salio un halo de luz y de allí surgió un ser grisáceo, de la altura de un niño y con grandes ojos ovalados.

“No tenemos mas tiempo, las necesitamos para mañana”

-Para mañana me es imposible- replico Boabdil

“Entonces no hay trato, Granada será conquistada, no os ayudaremos, y pasaras a la historia como el musulmán mas cobarde del mundo”

Boabdil se quedo pensativo mientras el carro volador se alejaba, había sellado su destino en los libros de Historia.

viernes, 1 de abril de 2011

SIGLO XXV: UN UNIVERSO ALTERNATIVO

SIGLO XXV (OTRA LINEA TEMPORAL)
Hylga se acercó al cristal, aquel pez gigantesco la estaba observando.
-Deberías de pensártelo- exclamo un hombre a su espalda.
-Ya está decidido Atros- respondió Hylga- me iré mañana al amanecer, no hay más que hablar.
El pez se dio la vuelta y se alejó, ahora pasaban un banco de peces de colores tras el cristal.
-Pero si es muy buen negocio, es la oportunidad de tu vida, ¡piensa cuántas vidas podrías salvar!- replico Atros.
-Lo siento, pero no quiero trabajar con embriones, va contra mi ética.
Entonces se acercó donde se veían los peces y abrió una puerta en la esfera de cristal que daba a un pasillo.
Se montó en un aparato y subió de las profundidades del mar hasta casi la superficie. Cuando llego arriba, se veía el sol dar sus últimos rayos a través del agua.
-Ese ovoide esta regular, Hylga.
-No pasa nada Markus, mañana saldremos de esta ciudad.
-No te ha gustado la oferta que te han hecho.
-No ya sabes que aunque estén enfermos, no debemos de entrometernos en el desarrollo de una persona antes de nacer.
-Bueno..., si así lo ves, como te parezca- respondió Markus.
Se acercaron a la una puerta de cristal que daba acceso a otra plataforma submarina aún más grande.
-¿Cuáles son sus años de nacimiento?- pregunto el portero.
-2450 el mío y 2453 el de mi amigo- respondió Hylga.
-De acuerdo, esta todo correcto pueden pasar.
La luz solar desaparecía de la superficie marina y la ciudad se iba quedando a oscuras.
Entraron en los apartamentos mientras unos peces grandes y plateados los observaban tras los cristales.
-Hylga, creo que deberías de replanteártelo, podrías ganar mucho dinero- alentó Markus
-No es eso, es que yo…quiero seguir con mi ética…- respondió pensativa Hylga
-No tiene que volver a pasar lo que paso la última vez.
Hylga le miro y una lagrima cayo por su mejilla. Markus la abrazo.

Pasaron la noche echados en sus habitaciones, a las 5:30 de la noche alguien dio unos golpes en la puerta de Markus.

-Soy Atros- dijo una voz tras la puerta

-¿Qué quieres?- pregunto Markus algo enfadado.

-Queria saber el porque, una explicación

-¿De que?- inquirio Markus

-De porque Hylga no quiere ayudarnos a prevenir el autismo en los embriones.

Markus guardo silencio y miro de manera hostil a Atros.

-Hylga se quedo embarazada hace poco, y su embrión resulto enfermo…

-¿De que?

-De autismo- dijo Markus cortante- asi que se unio a vuestro programa, pero cuando el feto se desarrollo la medicacion le habia atrofiado las extremidades e iba a nacer sin brazos ni piernas, asi que…

-Se dispuso a abortar- dijo Atros mirando al suelo

-Ahora ya lo sabes, dejala en paz- dijo dando un portazo.

Atros se alejo mientras el sol empezaba a dar sus primeros rayos tras la superficie, Atros vio un delfin sonreir tras el cristal.

sábado, 1 de enero de 2011

Waluigi

Todo empezó aquella noche delante del ordenador, estaba mirando en Internet el nuevo juego de Mario tenis cuando de repente llego a la imagen de Wario, el malvado enemigo de Mario, y entonces dio a la tecla de “siguiente” y apareció un ser alto, extraño, vestido de morado y azul oscuro, ponía “Waluigi, entonces tuvo una revelción.

“Claro, si hay un Luigi para Mario, debe de haber un Waluigi para Wario”, y se quedo mirando la imagen, de manera confusa y desordenada.

Apago el ordenador no sin tener la imagen de aquel extraño ser en mente, se acostó pero seguía pensando en Waluigi de manera obsesiva y paranoica.

No pudo dormir y a la mañana siguiente no fue a la universidad, estaba agobiado, encendió la pantalla del ordenador y se quedo mirando fijamente la imagen de aquel ser alto y delgado que era el Wario de Luigi o el Luigi de Wario.

Sus padres le dijeron que que le pasaba pero el tenia miedo y vergüenza de confesar la verdad, sabia que nadie le iba a entender nunca y que iba a provocar risa así que callo.

Pasaron los días y seguía en su cuarto pegado al ordenador mirando fijamente esa imagen de ese ser, deseaba saber más de el, ir al reino champiñón y saber de mano de Mario o de la princesa peach como sonaba la voz de aquel personaje.

Sus padres lloraban, sus amigos le llamaban pero su mente había ido hacia otro lugar.

Un día le ingresaron en el psiquiátrico donde tuvo que dejar el ordenador.

Pero el no podía dejar de ver en su mente a Waluigi, y cuando no pudo mas acabo con su vida de una manera lenta e indolora para reunirse con el en el mas allá, donde nadie ni nada les pudiera molestar.