Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Boabdil de Granada

Comenzaba a anochecer, desde la Alhambra se veían los montes de Granada.

Entonces Boabdil se quedo solo, mudo, mirando al cielo y las estrellas.

Una luz cegadora surco la noche, y se acerco a donde el estaba; de allí salio un aparato cilíndrico de metal.

-¡¡Pensé que no volveríais!!- chillo Boabdil.

Y entonces oyó una voz en su mete:

“Ya sabes cual es el precio que tienes que pagar, quince mil monedas de oro y ocho mujeres para hacer experimentos”

-Lo de las mujeres puedo entregároslo la semana que viene, pero las quince mil monedas me son muy difíciles, casi imposible.

Del aparato salio un halo de luz y de allí surgió un ser grisáceo, de la altura de un niño y con grandes ojos ovalados.

“No tenemos mas tiempo, las necesitamos para mañana”

-Para mañana me es imposible- replico Boabdil

“Entonces no hay trato, Granada será conquistada, no os ayudaremos, y pasaras a la historia como el musulmán mas cobarde del mundo”

Boabdil se quedo pensativo mientras el carro volador se alejaba, había …

SIGLO XXV: UN UNIVERSO ALTERNATIVO

SIGLO XXV (OTRA LINEA TEMPORAL)
Hylga se acercó al cristal, aquel pez gigantesco la estaba observando.
-Deberías de pensártelo- exclamo un hombre a su espalda.
-Ya está decidido Atros- respondió Hylga- me iré mañana al amanecer, no hay más que hablar.
El pez se dio la vuelta y se alejó, ahora pasaban un banco de peces de colores tras el cristal.
-Pero si es muy buen negocio, es la oportunidad de tu vida, ¡piensa cuántas vidas podrías salvar!- replico Atros.
-Lo siento, pero no quiero trabajar con embriones, va contra mi ética.
Entonces se acercó donde se veían los peces y abrió una puerta en la esfera de cristal que daba a un pasillo.
Se montó en un aparato y subió de las profundidades del mar hasta casi la superficie. Cuando llego arriba, se veía el sol dar sus últimos rayos a través del agua.
-Ese ovoide esta regular, Hylga.
-No pasa nada Markus, mañana saldremos de esta ciudad.
-No te ha gustado la oferta que te han hecho.
-No ya sabes que aunque estén enfermos, no debemos de entrometernos en…