miércoles, 20 de marzo de 2013

EVA Y ADAN



-Se ve bonita, ¿verdad cariño?- dijo él

-Ya.- dijo ella

-Dan ganas de saltar hacia ella.- dijo él

-Déjame dormir- dijo ella

-Aquí siempre es de noche, deja de dormir

Ella abrió los ojos:

-Tu deja decir gilipolleces, ¡eso esta todos los días ahí!

-Ya pero me trae recuerdos.

-¿De qué? Nunca hiciste nada en tu vida cuando estabas allí.

-Ya…

-Además aquí eres muchísimo mas útil.

-Pero me gustaría volver- dijo él mirando al cielo estrellado.

-¿Para qué? ¡Nunca tuviste ni amigos ni familia!

-Solo tengo 14 años.

-Y yo 12 y ya soy fértil ¿tú no?

-Yo también, pero me siento atrapado, ¡esto es una cárcel! ¡Quiero salir!

-Te recuerdo que ahí fuera no hay oxígeno             

-Allí hay mucho

-¡Pero estás solo! Aquí me tienes a mí.

-¡Pero no puedo tener 20 hijos contigo aquí! ¡Fuera solo hay cráteres y piedras!

-¡Todavía no hemos tenido ninguno! ¡Esmérate más y hagamos lo que debemos de hacer, que es muy importante!

-Por mucho que sigamos y ellos trayendo parejas, bacterias, oxígeno y lo demás…Esto continua igual de estéril.

-Cállate y acércate.

El miró la gran esfera azul en el cielo estrellado a través del cristal y se acercó a ella.






martes, 5 de marzo de 2013

EL BAUL

Cuando Jurbert llegó a la casa de sus abuelos se puso muy contento.

 “llego una hora antes”

 Aun así, cogió la llave y abrió la puerta, miró hacia unas escaleras de caracol que aparecían nada más entrar.

 Sus abuelos nunca le dejaban subir y a él siempre le había apetecido.

 Pasó de largo, pero ¿y la curiosidad?

 Con mucho tacto se cogió de la barra y pisó el primer escalón.

 “quien sube un escalón puede subir más”

 Y subió corriendo la escalera, al final había una puerta, la abrió y rechinó en el suelo.

 Había un pequeño cuarto con un gran baúl. Se acercó a él para abrirlo pero pegó un brinco cuando oyó una voz infantil dentro.

 -¿Quién anda ahí?- dijo la voz Jurbert no contesto.

 -¿tu eres nuevo, verdad?

 -Soy Jurbert- respondió asustado el chico.

 -Hola Jurbert yo me llamo Amb.

 -¿Que haces ahí dentro?

 -Estaba jugando y me he queda atrapada-dijo la voz

 -pero… no entiendo

 -Si abres el baúl, podre jugar contigo -

¿Como…-dijo Jurbert algo preocupado- puedo abrirlo?

 -¿Ves esa llave que hay en la pared?- dijo la voz

 -Si- respondió Jurbert

 -Cógela y métela en la cerradura-contesto la voz

 Jurbert cogió las llaves y se aproximó a la cerradura.

 -¡Muchas gracias!- dijo la voz con mucho entusiasmo.

 Tras abrir la cerradura Jurbert solo vio algo salir, era como una sombra, no era humana.

 Después de una hora, su abuela estaba en ese cuartito llorando horriblemente y el abuelo sostenía su nieto, ahora pálido, con los ojos en blanco , frio…muerto.