viernes, 25 de abril de 2014

LA VIDA REAL

Walfind se despertó como cada mañana, le dolía el cuerpo y la cabeza, no podía dormir bien nunca , se encontraba demasiado triste como para mover los músculos y deshacerse de la ropa de la cama.
Así que eran las 11:30, el colegio de integración a donde le llevaban le dejaban faltar en ocasiones, pero aún no quería ir.
No quería ver a sus compañeros
La mayoría no le interesaba, solamente se dirigían a él de malas maneras y sus comentarios eran soeces y groseros, no quería escucharlos.
Pero sobre todo estaba ELLA, Walfind sabía que estaba totalmente fuera de sus posibilidades pero aun así había algo que no soportaba en su cabeza.
Su cuerpo, su cabello, sus ojos, los otros chicos que hablaban con ella…
Él nunca podría ser como otros chicos, cosa que le resultaba cargante y muy triste.
Se sentía muy muy enfadado, al final perdió el sueño y se levantó, se movía de manera ondulante por la casa, a sus 16 años estaba solo, sus padres ya le dejaban quedarse cuando se iban a trabajar por la mañana.
En cierto modo si odiaba el mundo, no quería relacionarse con ellos, con los seres humanos, ya que le mantenían en una posición que no era de su agrado.
Muchas veces le obligaban a hacer exámenes junto a los demás, pero él estaba harto, quería irse de allí, muchas veces pensaba en suspender y que lo acabarán expulsando, o bien directamente en quitarse la vida para que le dejasen en paz.
La mayor frustración recaía los fines de semana, cuando todos ellos salían en grupo, todos los de su clase, a emborracharse y a hablar con chicas con minifalda.
Él estaba solo, él estaba muy harto, no solo de todos ellos, sino de sus padres con quien chocaba en casa continuamente.
No quería vivir, llego a la cocina y encendió la radio, le encantaba oír las noticas, no le entusiasmaban los seres humanos que conocía pero si los que había al otro lado del aparato, le interesaba saber en qué rumbo iba la Humanidad, como se movían las fronteras, los motivos históricos, religiosos, la manera en la que se comportan las personas.
Pensó si él alguna vez tendría un papel en todo ello.

Lo rechazo por absurdo, nunca seria nadie…

OCEANÍA

Soñé que me encontraba en una corriente de gente, los niños se agarraban a los brazos de sus padres y se dirigían a un lugar común, gritos de júbilo, vítores, los proles festejaban aquel día, me aleje de allí y contemple a la gente del Partido Exterior, todos vestido con el mono azul, disciplinada y diligentemente, como en un verdadero acto militar se dirigían a la Gran Plaza, entonces ,me encontré allí en el medio, los miembros del Partido Interior con su traje de negro dedicado a los antiguos trabajadores de la mina.

Sentados en vitrinas observaron a la gran masa de miembros del partido exterior, y tras ellos los proles, muchos hombres con sus hijas bajo sus hombres había ido a ver el infinito esplendor de Oceanía. Los que se encontraban arriba movieron repitieron algunas ordenes y varios fuegos artificiales llenaron el cielo de color a mitad del día con los colores del Partido Único...trompetas, música, salvas militares, gritos de ¡VIVA EL GRAN HERMANO!, el puño en alto repetido varias veces ¡POR LA REVOLUCIÓN, POR EL GRAN HERMANO, POR EL PARTIDO! Gritáron furiosamente los miembros del Partido Exterior y los proles lo repitieron como ovejas.

Entonces se dijo por las grandes telepantallas, Eastasia era el verdadero enemigo, lo había sido siempre, desde el inicio de los tiempos, desde que el Gran Hermano y el Partido Único habían creado el Universo...Eurasia simplemente era un aliado. Nunca se había estado en guerras con ellos.

Entonces se encendieron a la vez todas las telepantallas y se vieron decapitaciones a esteasiaticos y todos aplaudimos fervientemente y nos pusimos muy contentos.

Se repitieron las consignas y levante el puño en alto más vivo que nunca: ¡LA IGNORANCIA ES LA FUERZA! ¡LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD! ¡LA GUERRA ES LA PAZ! Y entonces me sentí enormemente feliz pues sabia que ahora mismo aparecería en la inmensas telepantallas la imagen del Gran Hermano...¡¡¡y allí estaba!!! ¡VIVA EL GRAN HERMANO! grite... Nunca había estado más feliz en mi vida...era Oceanía...

EL ALIMÓN

EL ALIMÓN
En el departamento de zoología de la autónoma de Madrid llego una nueva carta anónima con la historia de siempre, varias vacas y ovejas aparecían mutiladas con grandes agujeros en el cráneo, imágenes obscenas sugerían que el mítico Alimón había vuelto a actuar por aquella zona.
Prestos a recabar información reunimos un grupo de personas con licencia de armas y nos reunimos para viajar hacia un lugar entre Andalucía y Castilla- La Mancha.
Partimos una mañana de primavera en varios coches y en los pueblos más cercanos nuestro destino intentamos preguntar a los lugareños, la gente se escondía en sus casas cuando escucho nuestra pregunta, solo pudimos ver a unos niños de unos 9 años asomándose por la ventana; pero cuando fuimos a preguntarles sobre el Alimón una mujer empezó a gritarnos furiosamente y a faltarnos al respeto lo que nos hizo abandonarlo.
Visitamos tres pueblos de la comarca, no conseguimos testimonio alguno, únicamente un anciano decrepito con boina nos lanzó un gapo y nos calificó de “hideputas”.
Ni siquiera los bares nos abrieron, al final encontramos máquinas de agua y Coca-Cola y nos hicimos con provisiones.
Acampamos a plena luz del día y observamos fotos de a lo que nos enfrentaríamos. Había fotos nocturnas de una sombra parecida a una mantis religiosa de unos dos metros, con grandes uñas y orejas de conejo, bípeda y semihumana.
Organizamos el turno de guardias, tres compañeros debían de estar armados vigilando el perímetro cada dos horas.
Cuando me toco a mi eran las 3:00 de la madrugada, cogí mi escopeta con linterna incorporada y comencé a agudizar el oído, despertaba de un inquietante y asfixiante sueño.
Paso a paso la hierba y las ramas secas crujían bajo mis pies y un temblor frio de miedo congelaba mis huesos, entonces ¡balidos!, ¡balidos de ovejas!...y un grito desgarrador, un grito de mujer en plena oscuridad se me instalo en el cráneo.
Reconocí el grito de mi compañera y de otros compañeros que emergían de entre las sombras, disparo, angustia, terror, pánico en la noche…
Salí corriendo como un ratón huye de un gato, entonces note que me seguía algo que saltaba entre los árboles, tropecé y caí entre unos arbustos, entonces los vi, ¡lo vi!, era como un humanoide con orejas de conejo, y mucho pelo, y dos grandes uñas en las manos a la luz de la Luna Llena.
Apunte con mi arma y disparé y un chillido agudo de lagomorfo inundo toda la escena, me incorpore y corrí como si solamente fuese un trozo de alma humana, mientras sentía que algo rápido y ligero se deslizaba entre las sombras de las ramas y arbustos.
Encontré una antigua cabaña que habría sido lugar para animales hacia muchas décadas, la puerta se hallaba atascada y salte de un golpe por el agujero de lo que habría sido una ventana y apunte mi arma contra la oscuridad estrellada.
Intente al máximo mi respiración, mientras escuchaba pasos y jadeos, susurros agudos y extravagantes, a veces parecían sonidos de ave, como una horrible parodia de un niño que juega a las tinieblas entonces  la luz de mi escopeta lo apunto y pude verlo perfectamente, un rostro de liebre, pelo rosáceo,  con dientes de tiburón, un gran pánico eléctrico recorrió mi pecho cuando algo aún mucho más inquietante ocurrió, cuando vi que sus ojos inyectados en sangre me observaban vi una sonrisa maliciosa y sádica como si deseara perdonarme la vida pero hacerme sufrir a la vez.
Al día siguiente la Guardia Civil me metió preso, conté todo esto en el juicio pero fui condenado por 23 asesinatos a vivir en un sanatorio muchos años.
Dentro de unos meses me darán la condicional.




viernes, 4 de abril de 2014

ELLA....y todo purpura

Seleccionados por el convenio internacional de astrobiología, el comandante Máximus nos otorgó la búsqueda de protohumanidades en el planeta AK-B5-17834.

 Mi compañera y yo llegamos cuando amanecía. Era más fácil encontrar vida en ese momento. Advertimos la escasez, ante nosotros y hasta el horizonte se hallaba un gran desierto.

 Caminamos varias horas, el ambiente era muy húmedo y no perdimos demasiada agua que era lo que más temíamos, es más, encontramos pequeñas salidas de agua entre las rocas y en algunas cumbres montañosas. ¿Seria de silicio? no lo sabíamos.

 No fue muy difícil encontrar una zona con más abundancia, en vimos que aquella masa oscura que parecía líquenes se convertía en un bosque de diferentes formas purpureas lo que pensamos que quizá equivaldría a las plantas de nuestro planeta de origen.

 Esperamos hasta que se hizo de noche. Pensamos agotar las últimas horas de luz de aquella estrella para recabar pruebas pero solo veíamos esa sustancia purpurea; también anotamos pequeños organismos simples y en algún momento nos pareció ver algo volando, como si aves terrícolas fueren, pero lo descartamos, quizá fuese algún tipo de alucinación visual debida al cansancio.

 Entonces vimos una luz... ¡fuego!, corrimos hacia ese lugar y lo vimos, ¡lo vimos!, criaturas bastardas bailaban alrededor de aquella fuente de luz, como en un acto religioso, como adorando aquel minúsculo punto en la oscuridad como si de esperanza tratase.

 Criaturas aberrantes, diabólicas, gárgolas, cabezas pequeñas, ojos enjutos, alas de murciélago gigante, adoraban la luz, pero venían de la oscuridad, se sentían excitados, como si en orgasmo estuvieran, vimos algunos fornicando aunque no distinguíamos con nuestras cámaras nocturnas si había uno o dos sexos en la especie.

 Entonces, golpes, entonces ruido, una figura cadavérica, bípeda, ¡semihumana! apareció, casi más alta que el más alto de los humanos, parecía un homínido ancestral, entonces nos miró, ¡nos miró!... y las criaturas corrieron a por nosotros, salimos huyendo como alma que lleva el diablo.

 -¡Doctor Pantoja! ¡Doctor Pantoja!- dijo mi compañera.-¡Ayudame!

 No la volvería a ver nunca jamás

DOS DE ESPADAS

Desde que nació estaba preparado para este momento, cumplir los 14 años significaba en su pueblo someterse al desafío que todos los varone...