LA VIDA REAL

Walfind se despertó como cada mañana, le dolía el cuerpo y la cabeza, no podía dormir bien nunca , se encontraba demasiado triste como para mover los músculos y deshacerse de la ropa de la cama.
Así que eran las 11:30, el colegio de integración a donde le llevaban le dejaban faltar en ocasiones, pero aún no quería ir.
No quería ver a sus compañeros
La mayoría no le interesaba, solamente se dirigían a él de malas maneras y sus comentarios eran soeces y groseros, no quería escucharlos.
Pero sobre todo estaba ELLA, Walfind sabía que estaba totalmente fuera de sus posibilidades pero aun así había algo que no soportaba en su cabeza.
Su cuerpo, su cabello, sus ojos, los otros chicos que hablaban con ella…
Él nunca podría ser como otros chicos, cosa que le resultaba cargante y muy triste.
Se sentía muy muy enfadado, al final perdió el sueño y se levantó, se movía de manera ondulante por la casa, a sus 16 años estaba solo, sus padres ya le dejaban quedarse cuando se iban a trabajar por la mañana.
En cierto modo si odiaba el mundo, no quería relacionarse con ellos, con los seres humanos, ya que le mantenían en una posición que no era de su agrado.
Muchas veces le obligaban a hacer exámenes junto a los demás, pero él estaba harto, quería irse de allí, muchas veces pensaba en suspender y que lo acabarán expulsando, o bien directamente en quitarse la vida para que le dejasen en paz.
La mayor frustración recaía los fines de semana, cuando todos ellos salían en grupo, todos los de su clase, a emborracharse y a hablar con chicas con minifalda.
Él estaba solo, él estaba muy harto, no solo de todos ellos, sino de sus padres con quien chocaba en casa continuamente.
No quería vivir, llego a la cocina y encendió la radio, le encantaba oír las noticas, no le entusiasmaban los seres humanos que conocía pero si los que había al otro lado del aparato, le interesaba saber en qué rumbo iba la Humanidad, como se movían las fronteras, los motivos históricos, religiosos, la manera en la que se comportan las personas.
Pensó si él alguna vez tendría un papel en todo ello.

Lo rechazo por absurdo, nunca seria nadie…

Comentarios

Pantruk ha dicho que…
Hola, cuando pequeña me sentí muchas veces sola. Pensé en el suicidio, lo intente pobremente y menos mal que falle. Pero desde hace poco descubrí que realmente no estamos solos... sino lejos.
carina valeria Manrique ha dicho que…
yo tengo un niño con síndrome de asperger tiene 5 años, aquí en argentina la sociedad discrimina mucho, pero por suerte hemos ido encontrando gente en la búsqueda de saber que era lo que le pasaba y hoy puedo decir que gracias a las terapias psicopedagógicas, y fonoaudiológicas a mejorado mucho la forma de comunicarse, yo siempre digo que veo el mundo de 2 miradas distintas una es la mía y otra es la que veo a través de el, si bien aun es muy pequeño para transitar las melancolías de la adolencia y en consecuencia en la vida adulta, yo se que no puedo cambiar la sociedad de hoy en día, pero lo que si puedo hacer es difundir, para que todos sepan y así logren entender en ves de discriminar y maltratar!!!!
Rosalina Villar ha dicho que…
Hola, hice comentarios antes, pero se ve que no las envié bien porque no figuran. Soy Rosalina, quiero decirles que entiendo lo que les pasa. yo pasé por todos esos estadíos. Tengo un hijo de 17 años con Asperger y quiero comentarles que El es mi mejor amigo y compañero. Charlamos sin hablar mucho y lo adoro. Estoy orgullosa de todo su esfuerzo por entender este mundo injusto. Siempre le digo que lo quiero mucho. Espero que eso le ayude. Saludos a todos.
drevalleo ha dicho que…
Hola Ignacio, es muy cierto que cuando uno escribe una reflexion, un articulo, hasta un chiste, expresamos sentimientos internos, como se ve en tus escritos, tenemos un hijo con Asperger hoy tiene 11 años y ha sido un proceso cargado de alegrias como aprender a incluirnos nosotros en su mundo,que es lo más dificil de todas las personas en las diferentes discapacidades o diferencias del otro. Hoy en lo personal estudio lenguaje de señas para incluirme en el mundo de los silentes.
Felicidades.
PD. ES MUY VALIOSO QUE ESCRIBIERAS EN LOS LOGROS DE TU VIDA, PUESTO QUE UNO PUEDE APRENDER DEL OTRO QUE YA RECORRIO ESE CAMINO.
EDUARDO VALLE OCHOA DE GUADALAJARA, JAL. MEXICO

Entradas populares de este blog

MUNDO DE PLAYA

2084