jueves, 25 de febrero de 2016

MUNDO DE PLAYA

Haffimow se sentó en la fina capa de arena que le proporcionaba suavidad, dejo que sus pies entraran con paciencia en la dulce agua que corria entre las islas.

Desde allí lo vio, un montón de islitas y entre ellas el agua llena de peces de colores, los habitantes de allí no le temían a nada, ni a los tres soles ni a las siete lunas.

Pronto Haffima se acercó a él y metieron la cabeza debajo del agua , bebieron y sacaron la cabeza, rieron.

Se acercaron a un geiser con agua dulce y subieron la catarata de rocas y la cascada hasta la fuente enorme con arcoíris de arriba.

Desde arriba pudieron ver sirenas cantando y ángeles que repartían frutas de un millón de colores en su vuelo.


Eran muy felices.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Además de ser bonito lo que escribes, lo escribes de maravilla. Qué imaginación tan fantástica. Te leo muchas veces y siempre me sorprendes y agradas. Saludos. DANIEL.

Anónimo dijo...

Hola, Ignacio. Mi nombre es Leidy. Encontré su blog por medio de AutismoDiariio, también soy Asperger y me parece muy interesante lo que escribe, ¿podría contactarte?

Ignacio F. Pantoja García dijo...

En ignacio.f.pantoja@gmail.com.

Saludos.

Lola dijo...

Ignacio, me gustan tus relatos, tienen un punto esperanzador aunque no lo creas, aderezado con esa fantasíá´tan necesaria para vivir. Gracias por este regalo

DOS DE ESPADAS

Desde que nació estaba preparado para este momento, cumplir los 14 años significaba en su pueblo someterse al desafío que todos los varone...