sábado, 3 de junio de 2017

Cultura Ancestral

Desde que aparecieron los primeros rayos de la estrella que brillaba en el horizonte, empecé a inspeccionar; Drúmulus, el planeta del tamaño del sol, era un lugar apasionante…desde sus increíbles estructuras geológicas hasta las reliquias de la antigua cultura de su extinta especie…su religión parecía prácticamente una leyenda de terror ancestral, allí como estaba en el centro del inmenso teatro podría verlos a todos…los enormes jabalíes de decenas de metros tallados en roca, los leones y mastodontes gigantescos, con los ojos vacíos de vida pues todo allí había desaparecido, toda forma de vida imaginable, y lo que más me impresiono, esa especie de criatura alada, como una rapaz, de varias decenas de metros de envergadura…
Entonces divise al horizonte otra estatua, quizá erigida en honor a un dios primigenio, era parecida a un conejo y se accedía a ella tras varios saltos de roca en roca…

Cogí la nave espacial que iba a supervelocidad y acelere todo lo posible para verla de cerca, sin embargo, según pasaban las horas me iba dando cuenta de mi error, no solo estaba mucho más lejos de lo que pensaba, sino que era infinitamente más enorme de lo que había calculado.

Cuando llegue allí observe un abismo insoldable, que desaparecia en la oscuridad de los tiempos y el salto hacia la siguiente roca parecía del tamaño de un mar que se perdía en el horizonte…

Y la estatua, la enorme estatua de dios conejo, era tan inmensa, que tendría la altura del propio tamaño que nuestro planeta tierra…

No hay comentarios: